Samidoun condena la designación británica de «terrorista» contra Hamás e insta a actuar por la liberación de Palestina

Photo: Alisdare Hickson

La Red de Solidaridad con los Prisioner@s Palestin@s de Samidoun condena en los términos más enérgicos la criminalización por parte del gobierno británico del movimiento Hamás, concretamente de su ala política, mediante el uso de la etiqueta de «terrorista», y exige que se anulen o rescindan todas las designaciones de este tipo dirigidas a los movimientos de liberación. Resulta especialmente atroz ver una acción de este tipo por parte del Estado británico, que es el mayor responsable de la actual colonización de la tierra palestina y de la desposesión del pueblo palestino. Esta declaración no es más que otro crimen colonial británico contra el pueblo de Palestina, continuando un historial de más de 100 años de intento de subyugación de los palestinos.

Colonialismo británico y crímenes en Palestina

Gran Bretaña conspiró con otras potencias imperialistas occidentales, y especialmente con Francia, para dividir no sólo Palestina sino toda la región árabe en el acuerdo Sykes-Picot. Los resultados de este asalto colonial al pueblo árabe siguen socavando todos los esfuerzos de liberación nacional y autodeterminación en toda la región. En 1917, el funcionario británico Lord Balfour fue el responsable de la tristemente célebre Declaración Balfour, que pretendía regalar la tierra del pueblo palestino al movimiento sionista colonialista y racista europeo para establecer un «hogar nacional para el pueblo judío».

A lo largo de las décadas de 1920 y 1930, el Estado británico apoyó, financió y armó al movimiento sionista; reflejando su reconocimiento de la visión de Theodor Herzl expresada en su carta, en la que buscaba el apoyo de Cecil Rhodes: «es algo colonial… ponga el sello de su autoridad en el plan sionista… bastante bueno para Inglaterra, para la Gran Bretaña». El asalto a Palestina era, por supuesto, parte integrante de los crímenes del colonialismo británico que se extendían por todo el mundo y se dirigían especialmente a África y Asia.

Bajo el mandato británico, los hogares de los palestinos fueron demolidos y los palestinos ejecutados por rechazar el colonialismo británico y sionista. De hecho, la primera poesía, las canciones y el simbolismo del movimiento de los presos palestinos se desarrollaron en las cárceles británicas para los palestinos revolucionarios. Muchas de las «leyes de emergencia» británicas impuestas en la Palestina ocupada han sido continuadas hoy por el régimen sionista; por ejemplo, la detención administrativa, el encarcelamiento sin cargos ni juicio, renovable indefinidamente, sobre la base de pruebas secretas.

Gran Bretaña es directamente responsable de los crímenes del colonialismo y el sionismo en la Palestina ocupada; es directamente responsable de crear el marco para que los grupos armados sionistas perpetraran la Nakba contra el pueblo palestino, llevando a cabo masacres, destruyendo cientos de pueblos y obligando a la gran mayoría del pueblo palestino a exiliarse como refugiados. Sin embargo, Gran Bretaña no sólo ha evitado cualquier responsabilidad por estos crímenes, sino que se ha negado incluso a pedir disculpas al pueblo palestino por el flagrante colonialismo de la declaración Balfour. En cambio, el Estado británico celebró los 100 años de Balfour en 2017, y la entonces primera ministra Theresa May invitó al criminal de guerra Benjamin Netanyahu a sentarse a su lado mientras celebraban el aniversario «con orgullo.»

Estado británico: artífice del terror

El Estado británico es el artífice del terror contra el pueblo palestino desde hace más de 100 años. No sólo no tiene derecho ni legitimidad para designar como «terroristas» a las organizaciones de la resistencia palestina, a los partidos políticos o a los movimientos revolucionarios (tampoco lo tenía en 1929, 1936 o a lo largo de la historia de la lucha palestina), sino que, por el contrario, son los funcionarios británicos los que deberían ser juzgados y rendir cuentas por estos históricos y continuos crímenes de Estado contra el pueblo de Palestina y los pueblos del mundo.

Para los que están sometidos al colonialismo británico en todas partes, son el Partido Tory (Conservador) y el Partido Laborista los que pueden considerarse organizaciones terroristas, que financian y dirigen la perpetración de masacres, la confiscación de los recursos del pueblo, la destrucción de las organizaciones populares y el encarcelamiento de los líderes que buscan la libertad y la autodeterminación a lo largo de la sangrienta historia del imperio británico. Esta no es una historia olvidada; las reverberaciones de los crímenes coloniales británicos continúan hoy en día en todos los continentes, mientras Gran Bretaña sigue ocupando y colonizando el norte de Irlanda, llevando a cabo continuos crímenes coloniales.

Esto, por supuesto, sin mencionar los continuos crímenes del Estado contra los trabajadores, las personas empobrecidas y marginadas, las comunidades oprimidas y, especialmente, los pueblos antiguamente colonizados dentro de Gran Bretaña y el Reino Unido en la actualidad. En lugar de atender las necesidades del pueblo, el Estado británico sigue invirtiendo en alianzas de «seguridad», en designaciones de «terror» y en una policía militarizada y racista, mientras los directores de las empresas y los políticos evaden la responsabilidad incluso por sus crímenes domésticos.

Listas de «terroristas»: Un arma colonial

Los palestinos, como otros pueblos colonizados y oprimidos, tienen derecho a resistir. Tienen derecho a luchar, incluso mediante el uso de la lucha armada, por su libertad. Los palestinos tienen derecho a organizarse en partidos políticos, movimientos sociales y grupos revolucionarios para buscar su liberación de la ocupación de su tierra desde hace más de 73 años. Cualquier intento de etiquetar como «terroristas» a las organizaciones palestinas que tratan de alcanzar este objetivo va en contra del derecho internacional y de cualquier sentido de la justicia.

La catalogación sistemática de los palestinos y de sus organizaciones políticas y de resistencia y lucha revolucionaria como «terroristas» es un arma colonial, asumida por las potencias imperialistas del mundo, para socavar la lucha de liberación palestina. Lo mismo ocurre en Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, y por eso también vemos que estos países presionan a los regímenes árabes reaccionarios que participan en la normalización con la ocupación israelí y actúan como títeres de los intereses imperialistas para imponer también la etiqueta de «terroristas» a los palestinos que quieren volver a sus hogares y liberar su tierra.

Muchos países occidentales y gobiernos respaldados por el imperialismo -véase, por ejemplo, el nuevo proyecto de ley antiterrorista del régimen de Duterte en Filipinas, utilizado contra activistas, trabajadores por los derechos de los pueblos y movimientos revolucionarios- han basado su legislación antiterrorista en muchos aspectos en la lista estadounidense de «organizaciones terroristas extranjeras». Aunque está lejos de ser la primera vez en el uso de la etiqueta de «terrorista» por parte de Estados Unidos contra los movimientos negros, indígenas y de la clase trabajadora en el país y las luchas de liberación en todo el mundo, la legislación «antiterrorista» moderna de Estados Unidos se introdujo en 1995, 1996 y de nuevo en 2001.

Listados «terroristas» en apoyo del proceso de Oslo

La primera iteración de la actual lista de «organizaciones terroristas extranjeras» fue creada por el gobierno de Estados Unidos específicamente para atacar a las organizaciones que pretendían «interrumpir el proceso de paz de Oriente Medio», es decir, la resistencia palestina y árabe que rechazaba el intento de liquidar la lucha palestina mediante el proceso de Oslo. Este marco político -el uso de designaciones «terroristas» para castigar a los palestinos incumplidores y a los que se niegan a renunciar a sus derechos o a su visión de la liberación- sigue definiendo el uso de la lista de «terroristas» contra los palestinos en la actualidad. La etiqueta de «terrorista» se utiliza para imponer condiciones de derrota o rendición al pueblo palestino, mientras que los que rechazan esas condiciones y siguen resistiendo son criminalizados.

En muchos sentidos, las listas de «terroristas» de estos países se parecen mucho a las listas cada vez más amplias de «organizaciones ilegales» y «organizaciones terroristas» creadas por el Estado sionista. En su afán por criminalizar el movimiento palestino dentro de Palestina y a nivel internacional, esas listas se han ampliado para incluir a organizaciones de derechos humanos, movimientos estudiantiles, organizaciones de solidaridad, grupos culturales y otros.

En febrero de 2021, Samidoun fue incluida en la lista de organizaciones «terroristas» por su organización internacional para liberar a los presos palestinos; a esto le siguió en octubre la inclusión en la lista de Al-Haq, Bisan Centre, Addameer, la Unión de Comités de Trabajo Agrícola, la Unión de Comités de Mujeres Palestinas y Defensa de los Niños Internacional de Palestina. Durante todo este tiempo, múltiples organizaciones comunitarias y de defensa de los derechos de los palestinos fuera de Palestina fueron etiquetadas de forma similar, con vagas acusaciones en su caso de «apoyar a Hamás».

Aunque algunos Estados han expresado sus dudas a la hora de aceptar plenamente el intento de incluir a las seis organizaciones de derechos humanos y legales como «terroristas» (precisamente al mismo tiempo que estos grupos palestinos pretenden responsabilizar a Israel ante el Tribunal Penal Internacional), siguen aceptando el uso de las designaciones «terroristas» como arma contra el pueblo palestino en general.»

La guerra en casa: La represión antipalestina en Gran Bretaña

La inclusión de Hamás en la lista de organizaciones «terroristas» no sólo pretende socavar la resistencia palestina dentro de Palestina y la resistencia antiimperialista en toda la región, sino también aterrorizar a las comunidades palestinas, árabes y musulmanas en Gran Bretaña e incluso a los partidarios de la justicia para el pueblo palestino. En Estados Unidos, estas listas se han utilizado de forma similar para criminalizar incluso el trabajo de caridad; los presos políticos palestinos de la Holy Land Foundation Five siguen entre rejas hoy en día debido a este tipo de abuso de la etiqueta de «terror».

En el marco del llamado programa «PREVENT», los profesores y otros trabajadores son contratados a la fuerza como espías e informadores del Estado para que informen sobre los «signos de alerta» de la «radicalización». Como resultado, la policía ha interrogado a niños que llevaban chapas con el lema «Free Palestine». Las familias árabes y musulmanas han encontrado a la policía en sus puertas, interrogándolas y criminalizándolas por expresar opiniones políticas, especialmente sobre Palestina.

Recientemente, un hombre que llevaba una camiseta durante los ataques israelíes de mayo de 2021 contra Gaza y Jerusalén y el levantamiento en toda Palestina, en la que aparecían las imágenes de las alas de resistencia armada de la Yihad Islámica y Hamás, fue juzgado por cargos penales. Todo ello forma parte de la aplicación de la Ley de Terrorismo, cuyo objetivo es, en gran medida, reprimir la libertad de expresión y de opinión en apoyo de los movimientos de liberación nacional y la resistencia al colonialismo.

Esto sucede en el marco de los continuos esfuerzos para silenciar el apoyo a Palestina en Gran Bretaña, desde los ataques corporativos/de derecha contra Jeremy Corbyn y cualquier político que exprese la más mínima simpatía por la causa palestina; la represión de las organizaciones estudiantiles comprometidas con la acción por Palestina; el uso falso de las acusaciones de antisemitismo para atacar a los defensores de la liberación de Palestina; el despido de profesores como David Miller; y la expresión de simpatía por parte de funcionarios tanto tories como laboristas hacia la embajadora israelí racista y de extrema derecha Tzipi Hovotely cuando fue recibida con una manifestación estudiantil pacífica y ruidosa. A pesar de todo esto, el apoyo a la justicia y la liberación de Palestina sigue creciendo entre los sindicatos, los trabajadores, los estudiantes y todos los sectores de la sociedad.

Al mismo tiempo, las organizaciones sionistas parecen disfrutar de rienda suelta para apoyar y recaudar fondos para el colonialismo en Palestina y apoyar al ejército israelí involucrado en crímenes de guerra contra el pueblo palestino, incluso llamando abiertamente a «quemar» Palestina, trabajando de la mano con la Embajada de Israel en Gran Bretaña para atacar el creciente apoyo al pueblo palestino. La ministra que emitió esta designación, Priti Patel, se vio obligada a dimitir en 2017 de su anterior cargo de ministra de Desarrollo Internacional debido a sus múltiples reuniones no reveladas y secretas con funcionarios israelíes, grupos de presión israelíes y los Amigos Conservadores de Israel, violando el Código Ministerial.

¿Por qué esta designación?

El Estado británico no sólo utiliza la designación de «terrorista» en Palestina, por supuesto; la utiliza con mayor avidez, quizás, en el norte de Irlanda, para aplicar el colonialismo británico en curso y seguir dividiendo al pueblo irlandés. Issam Hijjawi Bassalat, un médico palestino, sigue encarcelado junto a muchos prisioneros republicanos irlandeses en las cárceles británicas del norte de Irlanda, en el punto de mira de los servicios de inteligencia británicos por asistir a reuniones políticas en las que expresó su solidaridad con la causa irlandesa y palestina.

En el norte de Irlanda, las leyes «antiterroristas» se utilizan para justificar la detención a largo plazo antes del juicio; mientras que el Dr. Bassalat y los 9 de Saoradh han estado encarcelados sin fianza durante más de un año, casi no se ha avanzado en absoluto en los cargos contra ellos. El largo historial de internamientos y encarcelamientos contra el movimiento irlandés ha dado lugar a un fuerte movimiento de presos políticos, que no sólo condujo a las huelgas de hambre y al martirio de líderes históricos como Bobby Sands, sino a la actual solidaridad entre los presos políticos palestinos en cárceles israelíes y los irlandeses en cárceles británicas.

Hoy, el caso del Dr. Hijjawi Bassalat ilustra una vez más la clara conexión entre las luchas anticoloniales. Esto nos recuerda también el caso de Georges Ibrahim Abdallah, luchador comunista libanés antiimperialista por Palestina, encarcelado en Francia desde hace 37 años, cuya libertad es una demanda urgente.

Esta designación tiene como objetivo no sólo a Hamás, sino a todo el pueblo palestino, especialmente a la resistencia. Pretende dar a la policía un arma para utilizarla contra los manifestantes y los movimientos sociales en las calles que expresan su solidaridad con la resistencia palestina por todos los medios. Hay que tener en cuenta que cientos de miles de personas salieron a la calle en las ciudades británicas y en todo el Reino Unido en mayo y junio de 2021 expresando su plena solidaridad con el pueblo palestino. Esa solidaridad no se suprimirá ni se asustará hasta hacerla callar con esta designación.

También pretende aislar y afianzar aún más el asedio a Gaza, aplicado ya desde hace más de 15 años y una forma de castigo contra el pueblo palestino por haber tomado la decisión democrática de votar por la resistencia, un resultado inaceptable para Estados Unidos, el Reino Unido, la UE y otras potencias imperialistas. También pretende socavar la posición de la resistencia palestina en las discusiones en curso sobre un intercambio de prisioneros, con el objetivo de mantener entre rejas a 4.650 presos políticos palestinos, incluidos líderes nacionales como Ahmad Sa’adat y Marwan Barghouti.

Sin embargo, al igual que todos esos esfuerzos por destruir la resistencia palestina mediante la criminalización, las etiquetas de «terrorista», la represión masiva, el encarcelamiento y el asesinato, esas intenciones no recibirán ninguna satisfacción a través de este último ataque británico a la resistencia palestina y a Palestina en su conjunto.

¡Lucha!

Al igual que todos los esfuerzos por socavar los derechos de los palestinos, esta designación de Hamás como organización «terrorista» requiere que las organizaciones que apoyan a Palestina hablen, resistan y luchen contra el uso de la etiqueta de terror para criminalizar la resistencia. Los palestinos tienen derecho a resistir la ocupación y el colonialismo por todos los medios necesarios, incluida la lucha armada. Este es un principio no sólo del derecho internacional sino de la justicia básica.

La resistencia palestina es una respuesta al asedio, los bombardeos, las ejecuciones extrajudiciales, la confiscación de tierras, los encarcelamientos masivos, las demoliciones de viviendas, la construcción de asentamientos y la negación del derecho de millones de refugiados palestinos a regresar a sus hogares. La labor más importante que pueden hacer los grupos de solidaridad con Palestina es rechazar la designación de «terrorista» en su totalidad y reforzar su labor de apoyo a la liberación de Palestina, mediante manifestaciones, acciones directas, movilizaciones y actuaciones para enfrentarse a los funcionarios de Gran Bretaña -y de todas las potencias imperialistas- responsables de seguir prestando un apoyo diplomático, militar, político y financiero ilimitado a la ocupación israelí en Palestina, y exigirles responsabilidades.

Por supuesto, esto incluye intensificar las acciones para ampliar el boicot a Israel, la desinversión de las corporaciones que siguen beneficiándose del colonialismo en Palestina y las sanciones al régimen sionista responsable de los continuos crímenes de guerra, incluyendo un embargo militar. En este contexto, consideramos que las acciones de Palestine Action para enfrentarse a las fábricas de armas Elbit, de propiedad israelí, en Gran Bretaña, costando a estos traficantes de armas millones de libras, son un ejemplo excepcional de enfrentamiento a los verdaderos proveedores de terror en la Palestina ocupada. Han continuado estas acciones a pesar de las detenciones, redadas y juicios por su desobediencia civil y acción directa, y expresamos nuestra más firme solidaridad con Palestine Action.

También instamos a todos los partidarios de Palestina, en Gran Bretaña y en todo el mundo, a intensificar la solidaridad con los presos políticos palestinos. Representan la resistencia palestina en todas sus formas, desde la protesta contra la confiscación de tierras hasta la organización de los estudiantes y la toma de armas en la lucha por la libertad, y un verdadero liderazgo del pueblo palestino que Israel pretende aislar de sus compañeros palestinos, del pueblo árabe y de nuestros movimientos internacionales por la justicia social y la liberación. Su liberación de las prisiones de la ocupación israelí es una necesidad.

Podemos enfrentarnos a las injustas listas de «terroristas», a la criminalización y a la represión con una mayor movilización por Palestina y contra todas las intervenciones imperialistas en la región y en el mundo. Juntos, podemos estar con el pueblo palestino y su resistencia, para lograr una Palestina libre desde el río hasta el mar.