¡Liberen a Anhar al-Deek, madre palestina encarcelada en su noveno mes de embarazo!

La madre palestina detenida Anhar al-Deek, de 25 años, se encuentra actualmente en su noveno mes de embarazo, encarcelada en la prisión Damon de la ocupación israelí. Su bebé nacerá en los próximos días, y ya le han dicho que le harán una cesárea para dar a luz y que ella y su bebé serán aislados después del parto, aparentemente a causa del COVID-19. En lugar de recibir el apoyo de su marido y de sus seres queridos, sólo la acompañarán los guardias de la prisión de la ocupación israelí y los carceleros.

La Red de Solidaridad con los Presos Palestinos de Samidoun se hace eco del llamamiento de Anhar al mundo para que actúe y exija su libertad, uniéndose a los palestinos y a las personas de conciencia de todo el mundo que piden la liberación inmediata de Anhar.

Anhar al-Deek, de la aldea de Kafr Ni’ma, al oeste de Ramallah, fue arrestada por las fuerzas de ocupación israelíes el 8 de marzo de 2021 -Día Internacional de la Mujer- cuando estaba embarazada de cuatro meses. Con sólo un pequeño cuchillo de fruta en su poder, fue acusada de intentar apuñalar a un colono ilegal israelí.

A lo largo de su encarcelamiento y de su embarazo, experimentó graves síntomas de salud física y mental y se le diagnosticó depresión bipolar. En lugar de recibir el apoyo y la atención médica que necesita, así como la presencia de sus seres queridos, ha sido arrojada al sistema jurídico militar israelí, donde sigue esperando el juicio y la sentencia, incluso cuando se acerca la fecha de su parto. Su juicio militar se ha aplazado 7 veces; los tribunales militares israelíes condenan a más del 99% de los palestinos que se presentan ante ellos.

La ocupación israelí no ha permitido las visitas de la familia de al-Deek con su esposo y su pequeña hija, Julia. Su esposo pudo verla hace tres meses durante el tribunal militar, y su hermano dijo que vio a su hermana hace cinco meses en otra audiencia del tribunal militar.

Publicó una conmovedora carta desde el interior de las prisiones israelíes, que desató una tormenta de indignación en las redes sociales, pidiendo su inmediata liberación:

Echo mucho de menos a Julia, mi querida hija. Mi corazón llora por ella, deseando poder abrazarla y tenerla cerca. El dolor de mi corazón no se puede expresar.

¿Qué puedo hacer si tengo que dar a luz lejos de ti, encadenada? Tú sabes lo que es pasar por un parto por cesárea fuera de la cárcel. ¿Cómo será pasar por ello encadenada dentro de la prisión?

Estoy tan cansada y tengo fuertes dolores… No sé cómo daré mis primeros pasos después de la operación, cuando el carcelero me sujete el brazo con asco… ¿Cómo podré proteger al bebé de los aterradores carceleros?

Pido a todas las personas libres y honorables de conciencia que actúen, aunque sea levantando la voz…

Anhar es actualmente una de las 40 compañeras palestinas presas en cárceles israelíes, de un total de 4.750 presos políticos palestinos. Once de las mujeres detenidas son madres separadas de sus hijos por la ocupación israelí; justo el mes pasado, a la líder política y feminista palestina Khalida Jarrar se le negó la liberación anticipada o incluso la oportunidad de ver el cuerpo de su hija tras la prematura muerte de su hija, la activista palestina y defensora de los derechos humanos Suha Jarrar.

La Red de Solidaridad con los Presos Palestinos de Samidoun se une a los organizadores de toda Palestina y de todo el mundo para alzar nuestras voces y nuestras palabras y exigir la liberación inmediata de Anhar al-Deek. Instamos a todos los partidarios de la justicia en Palestina a unirse a la campaña para #SalvarAnhar y a su hijo. Actúa para apoyar a Anhar al-Deek y exigir la libertad de las mujeres palestinas, de los niños palestinos y de toda Palestina, desde el río hasta el mar.

Únete a la campaña en las redes sociales.

Miles de personas de todo el mundo ya han publicado sobre Anhar bajo el hashtag #SaveAnhar. Utiliza las imágenes de esta página para publicar y pedir su liberación inmediata.

Protesta en la embajada o consulado israelí de tu país

Únete a las numerosas protestas que se están llevando a cabo en todo el mundo: enfrenta, aísla y asedia la embajada o el consulado de Israel en tu ciudad o país de residencia. ¡Deja claro que el pueblo está con Palestina! Envíanos tus eventos a samidoun@samidoun.net.

Sal a la calle: Organiza una protesta en solidaridad con Palestina.

Sal a la calle y únete a las acciones de nuestra lista completa de eventos, que se actualiza constantemente a medida que se anuncian nuevas acciones. Organiza la tuya propia si no hay ninguna en tu zona, y envíanos tus actos a samidoun@samidoun.net.

Boicot a Israel

La campaña internacional, árabe y palestina de boicot a Israel puede desempeñar un papel importante en este momento crítico. Los grupos locales de boicot pueden protestar y etiquetar los productos y comestibles israelíes, mientras que muchas corporaciones cómplices -incluyendo HP, G4S, Puma, Teva y otras- se benefician del apoyo al colonialismo sionista en toda la Palestina ocupada. Participando en el boicot a Israel, puedes ayudar directamente a poner en jaque la economía del colonialismo.

Exige a tu gobierno que sancione a Israel

El estado colonial racista de los colonos de Israel y sus crímenes de guerra contra el pueblo palestino son permitidos y respaldados ampliamente por los más de 3.800 millones de dólares que Estados Unidos da cada año a Israel, destinados directamente a apoyar al ejército de ocupación israelí que mata a niños, mujeres, hombres y ancianos en toda la Palestina ocupada. Desde Canadá hasta Australia, pasando por la Unión Europea, los gobiernos occidentales y las potencias imperialistas proporcionan un apoyo diplomático, político y económico constante a Israel, además de vender miles de millones de dólares en armamento al Estado colonial. Mientras tanto, también compran miles de millones de dólares en armamento al Estado israelí. Los gobiernos aliados con las potencias imperialistas, como los de Filipinas, Brasil, India y otros países, también compran armas y servicios de «seguridad», todos ellos «probados en combate» contra la población palestina. Llama a tus representantes, diputados, funcionarios políticos y exige a tu gobierno que sancione a Israel ahora, que corte toda la ayuda, que expulse a sus embajadores y que deje de comprar y vender armas.