Sacando provecho del terror en la América Latina de la Guerra Fría: Israel y América Latina de Bishara Bahbah: La conexión militar.

Alexander Aviña, Liberated Texts

3 de Enero, 2022

Traducción: Samidoun España

En el México de los años 70, los pilotos de la fuerza aérea lo llamaban el «aguacate». De color verde oscuro y con un fuselaje de forma ovoide, el avión IAI-201 Arava parecía en efecto un aguacate volador con alas. Desarrollado por las Industrias Aeroespaciales Israelíes (IAI) tras la Guerra de los Seis Días de 1967, el primer avión desarrollado en Israel no consiguió atraer a clientes civiles o militares nacionales tras una serie de pruebas fallidas y accidentes mortales. Los responsables de la empresa se volcaron en el ámbito internacional y se centraron en América Latina, el principal mercado de venta de armas de Israel durante los años 70 y 80. Diseñado como un avión de despegue y aterrizaje corto (STOL), lento y resistente, capaz de transportar al menos 20 pasajeros, el Arava encontró clientes latinoamericanos dispuestos, especialmente aquellos gobiernos involucrados en operaciones de contrainsurgencia y «guerra sucia». Conocí el Arava cuando investigaba los movimientos guerrilleros y el terror estatal en el estado de Guerrero, en el sur de México. Desde una base de la fuerza aérea situada en las afueras de Acapulco, los militares utilizaban el Arava para arrojar al Océano Pacífico a personas etiquetadas como «subversivas» en una serie de «vuelos de la muerte».

Menos de una década después, el periodista Víctor Perera viajó a su país natal, Guatemala, para investigar lo que denominó «diplomacia Uzi». Desde al menos 1978, Israel se había convertido en el principal proveedor de armas de una serie de regímenes militares consecutivos. Se enteró de que los escuadrones de la muerte y las fuerzas especiales responsables del asesinato y la desaparición de miles de guatemaltecos utilizaban subfusiles Uzi. Cuando visitó la ciudad de Chichicastenango, se encontró con miembros de la comunidad que enterraban a un ser querido, asesinado por los militares. Cuando Perera les preguntó si querían contraatacar, para vengarse, el sepulturero respondió: «Aunque quisiéramos unirnos a la guerrilla, ¿de dónde sacaríamos las armas? En la iglesia nos dicen que la justicia divina está del lado de los pobres; pero la realidad es que son los militares los que consiguen las armas israelíes».

¿Por qué el gobierno israelí fomentó la venta de armas y conocimientos técnicos de contrainsurgencia a regímenes latinoamericanos durante algunos de los años más violentos que la región había presenciado desde su independencia? ¿Por qué vender armamento avanzado a una dictadura militar argentina (1976-1983) que torturó al periodista Jacobo Timerman en cárceles militares decoradas con esvásticas y retratos de Hitler? Que enmarcó su lucha de la siguiente manera, antisemita: «Argentina tiene tres enemigos principales, Karl Marx, porque intentó destruir el concepto cristiano de sociedad; Sigmund Freud, porque intentó destruir el concepto cristiano de familia; y Albert Einstein porque intentó destruir el concepto cristiano de tiempo y espacio». ¿Por qué proporcionaría docenas, si no cientos, de asesores militares a regímenes de escuadrones de la muerte centroamericanos, como la dictadura militar guatemalteca de principios de la década de 1980 que cometió un genocidio contra la población indígena maya del país?

Aprovechando el terror

Bishara Bahbah ofrece algunas respuestas en su estudio de 1986 Israel y América Latina: The Military Connection. Ex director asociado del Instituto de Oriente Medio de Harvard y editor de un periódico, Bahbah contextualiza el comercio de armas entre Israel y América Latina dentro del «imperativo absoluto de exportar armas».[1]Para Bahbah, la industria armamentística nacional que se desarrolló rápidamente después de 1967 pronto ocupó un lugar central dentro de la economía israelí en general, que en 1984 tenía la mayor deuda externa per cápita del mundo. Con una fuerte participación del Estado, la industria armamentística se convirtió en una especie de sustitución de importaciones militares que podía proporcionar al país armamento avanzado en tiempos de crisis y guerra (por ejemplo, el boicot de armas francés durante la guerra de 1967 y de nuevo en 1969) y, lo que es más importante, desarrollar un sector de exportación cuyas ventas de armas podían compensar una balanza comercial negativa y una balanza de pagos en declive. El resultado: Israel se convirtió en el mayor exportador de armas per cápita del mundo en 1985, constituyendo alrededor del 16% de sus exportaciones totales. Además, en 1982 la industria armamentística empleaba a casi el 40% de la mano de obra industrial del país y «cerca del 10% de la mano de obra total «[2].

Forjado como una necesidad interna dictada por los brutales imperativos del colonialismo de los colonos y las guerras expansionistas emprendidas contra los estados vecinos rivales, el militarismo israelí comprendía -tomando prestado a Rosa Luxemburgo- «una provincia de acumulación» que dependía fundamentalmente de las ventas de armas de exportación. De hecho, en los años 70 y 80 toda la economía israelí dependía de ello. «De esta dependencia», escribe Bahbah, «todo lo demás es derivado», incluyendo sus ventas de armas a dictaduras militares, regímenes de escuadrones de la muerte y gobiernos autoritarios en América Latina[3].3 Por el bien de la economía israelí, vendió subametralladoras Uzi a los escuadrones de la muerte en Guatemala y Aravas de «vuelo de la muerte» a la fuerza aérea mexicana. Esto es lo que Perera quería decir con «diplomacia Uzi».

El desapasionado estudio de Bahbah se centra, pues, en la dependencia del Estado israelí de las exportaciones de armas y en las consecuencias económicas y políticas resultantes dentro y fuera de sus fronteras. En particular, analiza cómo dichas consecuencias se relacionan con los gobiernos, las comunidades y los individuos de la América Latina de los años 70-80, el mayor mercado regional para las armas israelíes y esos agentes militares eufemísticamente descritos como «asesores». Dos capítulos iniciales que abarcan la política oficial del Estado hacia la industria armamentística israelí y la historia doméstica de su desarrollo revelan el objetivo inicial: la consecución de la autosuficiencia militar y la independencia de los vendedores de armas extranjeros en aras de la seguridad nacional.

Sin embargo, a mediados de la década de 1970, la producción superaba la demanda militar nacional. La venta de armas en el extranjero alimentó así una dinámica industria armamentística capaz de producir armamento avanzado al tiempo que mantenía una economía nacional crónicamente endeudada y dependiente de la ayuda exterior. La independencia y la autosuficiencia, sin embargo, resultarían quiméricas.

Exportación de armas y contrainsurgencia

Bahbah pasa entonces a América Latina. La mayor parte de su libro consiste en estudios de casos en Sudamérica (Ecuador y Argentina) y Centroamérica (El Salvador, Nicaragua, Honduras, Costa Rica y Guatemala). Tras revisar decenas de periódicos y anuarios gubernamentales, además de casi veinte entrevistas con expertos, funcionarios gubernamentales y guerrilleros, Bahbah rastrea cómo y por qué la región se convirtió en el principal comprador regional de armas israelíes.

Los lazos históricos proporcionan parte de la respuesta. Señala que casi todas las naciones latinoamericanas apoyaron las aspiraciones sionistas en 1947-48, incluyendo el papel directo desempeñado por funcionarios diplomáticos uruguayos y guatemaltecos en el diseño del plan de partición. Posteriormente, toda la región reconoció rápidamente a Israel y apoyó su admisión en las Naciones Unidas. Algunos lazos son anteriores a 1948, ejemplificados por la ayuda diplomática proporcionada por el dictador nicaragüense Anatasio Somoza a los agentes de la Haganá en sus esfuerzos por comprar armas a finales de la década de 1930[4].

El mapa geopolítico dibujado por la Guerra Fría y redibujado por los movimientos de descolonización en África y Asia proporciona otra parte de la respuesta. América Latina no formaba parte del bloque soviético ni de las naciones de la Conferencia de Bandung que calificaron a Israel de «cabeza de puente del colonialismo occidental» en 1955.

Al carecer de la necesidad de cultivar sistemáticamente el apoyo político o lazos económicos más amplios en la región (con la excepción del petróleo), la diplomacia israelí «parece estar al servicio de la venta de armas»[5].Las guerras fronterizas entre las naciones latinoamericanas -esos momentos en los que la región se revela como «un archipiélago de países idiotas… entrenados para no gustarse», en las memorables palabras de Eduardo Galeano- también proporcionaron una oportunidad de mercado para las armas avanzadas fabricadas por Israel, como aviones de combate, misiles y lanchas cañoneras[6].

Pero, ¿por qué algunos países latinoamericanos, dieciocho en total, compraron cantidades sustanciales de armas a Israel?

En una región que fue testigo de una radicalización política sostenida, de una disidencia política generalizada y de casos de lucha armada desde los años 60 hasta principios de los 80, los regímenes necesitaban el armamento, los conocimientos técnicos y la formación para el «control de la población» y la contrainsurgencia. De hecho, como argumenta Bahbah de forma convincente, esto representaba la «ventaja comparativa» de Israel: su experiencia colonial de colonos en Palestina, empaquetada y vendida como «exitosa» y probada a los estados autoritarios latinoamericanos. Los «Estados parias» militares de derechas, tan brutales que la cuestión de proporcionar ayuda militar se convirtió en un acalorado debate político en Estados Unidos a finales de los años 70 y 80, se convirtieron en los mejores clientes de Israel. Las armas y los asesores israelíes llegaron a donde sus homólogos estadounidenses no podían sin violar las prohibiciones presidenciales y del Congreso o sin generar el escrutinio público. «Vendemos a todo el mundo», dijo el ministro de Asuntos Exteriores Yitzhak Shamir a Los Angeles Times en 1981; «es decir, no vendemos a nuestros enemigos ni al bloque soviético[7]«.7

A principios de la década de 1980, una Legión de la Perdición estatal paria que incluía a la mayoría de las naciones centroamericanas y a la junta militar que gobernaba Argentina, importaba grandes cantidades de armas israelíes y asesores militares con habilidades particulares. Como comentó un coronel salvadoreño implicado en operaciones de contrainsurgencia a un periodista francés en 1985, «los estadounidenses no saben nada. No olvides que perdieron en Vietnam. Los israelíes sí saben». Un líder nicaragüense de la Contra se hizo eco de esos sentimientos: «Creemos que los israelíes serían los mejores porque tienen la experiencia técnica»[8].Experiencia técnica, control de la población, contrainsurgencia: más eufemismos para sanear la realización de guerras eliminatorias contra las comunidades y organizaciones populares que se resistieron al gobierno militar oligárquico y a la contrarrevolución revanchista.

El uso que Bahbah hace de Centroamérica como estudio de caso ilustra cómo la inexistencia de restricciones políticas para los israelíes, combinada con el uso de las políticas de derechos humanos del presidente estadounidense Jimmy Carter para determinar la ayuda exterior durante los últimos años de la década de 1970, proporcionó oportunidades económicas a los primeros. Al enfrentarse a los revolucionarios sandinistas en 1978 -y a la posterior prohibición de ayuda militar por parte de Estados Unidos tras el asesinato de un periodista estadounidense por parte de las tropas del régimen- el tercer dictador Somoza dependía en gran medida de Israel como único proveedor de armas. En el momento de la victoria sandinista en julio de 1979, «las armas israelíes eran tan omnipresentes que se habían convertido en sinónimo de la dictadura de Somoza»[9].9 Un nivel de dependencia similar existía en El Salvador, donde una serie de sangrientos gobernantes militares se enfrentaban a una constelación de protestas populares cada vez más amplias, huelgas laborales y cinco organizaciones guerrilleras distintas que acabarían formando el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Después de que Carter les cortara los créditos y la ayuda militar de EE.UU., los militares recibirían casi el 80% de sus armas de Israel en 1980[10].

La palestinización en Guatemala

Pero fue en Guatemala donde Bahbah revela una profunda relación que se extendió más allá de la mera venta de armas y el entrenamiento contrainsurgente y la tecnología de vigilancia a modos más amplios de gobierno colonial. De hecho, el gobierno de Israel sobre los palestinos en los Territorios Ocupados -y su invasión del Líbano en 1982- sirvió de inspiración y modelo para las élites y los gobernantes militares guatemaltecos de derechas.

Hablaron de la «palestinización» de los pueblos mayas del país tras una campaña genocida de tierra quemada en 1981-1983 que envió al exilio a 100.000 personas y desplazó internamente a cerca de un millón. Los militares arrasaron cientos de pueblos. Los soldados asesinaron a los niños delante de sus padres aplastando sus cabezas contra las rocas. Quemaron a personas vivas delante de sus seres queridos, cometieron violaciones masivas y demolieron lugares sagrados de los mayas. Los mayas, escribió el periodista George Black, «empezaron a parecerse mucho a un pueblo despojado de su patria»[11].

Ante un campo devastado durante y después de las campañas genocidas, los oficiales y planificadores militares guatemaltecos recurrieron a asesores israelíes para que les aconsejaran cómo reorganizar las comunidades rurales y la vida cotidiana. Esto supuso la «palestinización» de las comunidades rurales indígenas: la reorganización del campo para facilitar la vigilancia del gobierno y el terror contrainsurgente. Además del reclutamiento forzoso de aldeanos en patrullas de defensa civil mal armadas, los asesores israelíes sobre el terreno ayudaron a implantar programas de cooperativas agrícolas siguiendo el modelo de los kibbutz y moshav en las comunidades rurales reconcentradas. En lugar de ganar «corazones y mentes», estos planes de desarrollo agrícola sirvieron fundamentalmente para aterrorizar a las comunidades para que no apoyaran las instancias actuales y futuras de la lucha revolucionaria armada. Bahbah utiliza el caso de Arava para explicar este punto. Los militares guatemaltecos utilizaron el plan tanto para «transportar productos agrícolas desde zonas remotas hasta los mercados por falta de carreteras» como para bombardear aldeas indígenas[12].

La diplomacia Uzi y sus consecuencias

Además de la venta de armas y de las divisas, ¿qué más ganó Israel con este tipo de relaciones con diferentes estados latinoamericanos? Bahbah concluye examinando la «complejísima relación» que se desarrolló entre Israel y Estados Unidos, sobre todo a finales de los 70 y principios de los 80.

El objetivo inicial de lograr la autosuficiencia militar mediante la creación de un complejo industrial militar nacional fracasó. La dependencia de Israel de la tecnología militar avanzada y de los fondos estadounidenses se profundizó incluso cuando su industria armamentística se expandió internacionalmente. En varias ocasiones, Estados Unidos vetó la venta de aviones de guerra israelíes (que utilizaban tecnología estadounidense) a países latinoamericanos porque iban en contra de los intereses geopolíticos de Estados Unidos en la región. Esta dependencia encarnaba la creciente dependencia de la economía israelí de la ayuda anual de Estados Unidos, que era similar a «la necesidad de un adicto de una dosis: cuanto mayor es la dosis, mayor es la necesidad»[13].

Esta dependencia también se expresó políticamente entre los dos países. La entrada de Israel en el mercado latinoamericano a gran escala, sostiene Bahbah, sólo se produjo como resultado de la prohibición de Estados Unidos de vender armas a regímenes represivos en el marco de la llamada política exterior impulsada por los derechos humanos de la administración Carter. Este tipo de relación sustitutiva se hizo más explícita después de que Carter dejara el cargo. Como se ejemplificó con el armamento encubierto de los Contras que sembraron el terror contrarrevolucionario en Nicaragua, los funcionarios estadounidenses pidieron a Israel que actuara como una especie de apoderado de «los países con los que Washington se sentía incómodo tratando directamente» – «¡déjennos hacerlo!», como exclamó el principal coordinador económico del gobierno de Menachim Begin (1977-83)[14]. Sin ser en absoluto una posición hegemónica dentro del gobierno israelí durante los primeros años de la década de los ochenta, este tipo de subrogación sometió al país a una presión sustancial por parte de la administración de Ronald Reagan. El incumplimiento de los dictados de Washington D.C. podía provocar fácilmente el bloqueo de las ventas de armas israelíes y causar una agitación económica interna. En palabras de Yohanah Ramati, antiguo jefe de la comisión de relaciones exteriores de la Knesset durante los primeros años de la década de 1980 «si podemos ayudar a un país al que a EE.UU. le resulte incómodo ayudar, podríamos estar cortándonos la nariz para no hacerlo».

Dentro de América Latina, la venta de armas y el apoyo de Israel a los regímenes más brutales de la región hicieron mucho por borrar la buena voluntad diplomática y política de finales de los años cuarenta. Los beneficios le costaron al país el apoyo en las Naciones Unidas, donde numerosos representantes latinoamericanos criticaron repetidamente su trato a los palestinos en los Territorios Ocupados y la invasión de Líbano en 1982. Sobre el terreno, la venta de armas y su reputación como representante de Estados Unidos «le costó a Israel la simpatía de amplios segmentos no sólo de la opinión progresista latinoamericana, sino también de las poblaciones locales en general»[15]. Puede que los ejecutores de los escuadrones de la muerte fueran locales, pero, al igual que el sepulturero de Chichicastenango, la gente conocía el origen de sus armas.

La frontera entre Palestina y México

A pesar de estas consecuencias negativas -junto con el fuerte apoyo interno israelí a la industria armamentística- Bahbah concluye prediciendo la continuidad de la política de exportación de armas del país. De hecho, las décadas posteriores no han hecho más que confirmar sus conclusiones. El estudio de Bahbha es indispensable para comprender las lógicas que impulsan una industria armamentística que no ha hecho más que crecer desde mediados de los años ochenta. No sólo se ha agudizado la dependencia de la ayuda estadounidense, sino que Israel es ahora el mayor exportador de armas per cápita del mundo. Además, décadas de subyugación colonial de los palestinos y las brutalidades cotidianas que este proceso conlleva, han creado una exportación de armas israelí adicional y codiciada: la infraestructura y la tecnología de la vigilancia de fronteras.

Desde la Cachemira ocupada por la India hasta las tierras fronterizas entre Estados Unidos y México, Israel vende su modelo fronterizo de muros, drones y tecnología de vigilancia, que mata a los migrantes en los áridos desiertos fronterizos y mutila a las poblaciones ocupadas. «Hemos aprendido mucho de Gaza», dijo el general de brigada de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) Roei Elkabetz a la audiencia en una conferencia y feria de tecnología fronteriza de 2012. «Es un gran laboratorio». Que la frontera entre Estados Unidos y México se parezca ahora a sus homólogas de Gaza y Cisjordania llevó al periodista Jimmy Johnson en 2012 a bautizarla como la frontera «Palestina-México».

Tras suministrar a regímenes de escuadrones de la muerte en los años 70 y 80, la industria armamentística de Israel contribuyó a crear las condiciones que han llevado a decenas de miles de refugiados centroamericanos a huir de sus países en los últimos quince años. Huyeron de las consecuencias de la «diplomacia Uzi», sólo para encontrarse con la frontera entre Palestina y México, el lugar donde convergen su pasado y su presente.

Alexander Aviña es historiador de México y América Latina en la Universidad Estatal de Arizona. Es autor de Espectros de la revolución: Peasant Guerrillas in the Cold War Mexican Countryside (Oxford University Press, 2014). Su sitio web personal se puede encontrar aquí.

 

[1] Bishara Bahbah (with Linda Butler), Israel and Latin America: The Military Connection (Palgrave Macmillan/Institute of Palestine Studies, 1986), 5.

[2] Ibid., 6-7, 26-27

[3] Ibid., 5.

[4] Ibid., 132.

[5] Ibid., 132.

[6] Eduardo Galeano, Century of the Wind: Memory of Fire, Volume 3 (W.W. Norton, 1998), 5.

[7] Bishara Bahbah, Israel and Latin America, 102.

[8] Ibid., 101.

[9] Ibid., 149.

[10] Ibid., 147-149

[11] George Black, “Israeli Connection: Not Just Guns for Guatemala,” NACLA Report on the Americas 17:3 (May-June 1983), 43-45

[12] Bishara Bahbah, Israel and Latin America, 166.

[13] Dr. Yoram Peri—journalist, academic and later a political advisor to Yitzhak Rabin—quoted in Bahbah, 186.

[14] Ibid., 167-169.

[15] Ibid., 183.