La vida del preso palestino Nasser Abu Hmaid corre peligro en cuidados intensivos: ¡Libertad ya!

El preso palestino Nasser Abu Hmaid se encuentra en coma luchando contra un cáncer de pulmón mientras permanece separado de sus seres queridos. Abu Hmaid lleva cuatro días en cuidados intensivos en el hospital Barzilai. Sin embargo, su estado de salud se ha ido deteriorando durante un largo periodo de tiempo, mientras la ocupación israelí se negaba a trasladarlo a un hospital civil. La Red de Solidaridad con los Presos Palestinos de Samidoun exige la liberación inmediata de Nasser Abu Hmaid y la plena rendición de cuentas por la actual y sistemática política de negligencia médica que amenaza la vida de los luchadores palestinos encarcelados.

Abu Hmaid. de 49 años, está condenado a 7 cadenas perpetuas y 50 años en cárceles israelíes; sus cuatro hermanos, Nasr, Sharif y Mohammed, fueron detenidos con él en 2002, mientras que su quinto hermano, Islam, fue detenido en 2018. Todos cumplen cadena perpetua por su participación en la resistencia a la ocupación israelí y al colonialismo sionista en toda Palestina. Su sexto hermano, Abdel-Moneim Abu Hmaid, fue asesinado por las fuerzas especiales de ocupación israelíes el 31 de mayo de 1994.

La familia Abu Hmaid, refugiados palestinos del campo de refugiados de al-Amari, cerca de Ramallah, ha sido durante años un símbolo de la resistencia y el sacrificio palestinos; su casa fue demolida por la ocupación israelí en cinco ocasiones distintas como acto de castigo colectivo y reconstruida cada vez. La ocupación israelí negó a su madre las visitas familiares durante muchos años. La madre y los hermanos de Abu Hmaid han hablado en repetidas ocasiones y participan regularmente en todas las actividades en defensa de los presos palestinos y su liberación.

Nasser Abu Hmaid no sólo está luchando contra el cáncer de pulmón, sino que sus pulmones se han cerrado debido a una infección bacteriana, una inflamación aguda y una neumonía. El pasado mes de octubre fue operado para extirparle un tumor canceroso en el pulmón; sin embargo, fue devuelto a la cárcel antes de que pudiera recuperarse por completo. Las asociaciones de presos palestinos informan de que su acceso a la quimioterapia regular se pospuso en múltiples ocasiones desde entonces. Tras la operación, su estado empeoró en lugar de mejorar.

En la actualidad, Abu Hmaid se encuentra en coma, conectado a un respirador artificial, mientras lucha por sobrevivir. Su familia y sus abogados han señalado en repetidas ocasiones que no se dispone de informes médicos actualizados, y tanto a sus familiares como a sus abogados se les ha prohibido verlo en el hospital, incluso cuando sigue inconsciente. Sus hermanos encarcelados apenas han recibido información sobre su situación.

Su familia señala la continua negligencia médica en el caso de Abu Hmaid. Su cáncer de pulmón no se detectó hasta agosto de 2021, a pesar de que ya estaba en una fase avanzada. La intervención quirúrgica se retrasó hasta octubre, cuando fue operado debido a las protestas de sus compañeros de prisión y de las organizaciones legales.

En toda la Palestina ocupada se han montado protestas y tiendas de campaña de solidaridad para apoyar a Abu Hmaid en toda la Palestina ocupada, incluso cuando su propia madre fue hospitalizada en Ramallah el 10 de enero debido al trauma continuo de la situación. Estas manifestaciones exigen la liberación inmediata de Abu Hmaid y la de todos los presos enfermos y ancianos a los que se les niega una atención médica adecuada y la conexión con sus seres queridos tras los barrotes de la ocupación israelí.

Los presos palestinos han denunciado en repetidas ocasiones una política sistemática de negligencia médica por parte de la ocupación israelí contra ellos tras las rejas. Al menos 73 de los 227 palestinos que han perdido la vida entre las rejas israelíes sufrieron negligencia médica. Hay más de 500 presos enfermos entre los 4.500 palestinos encarcelados en las prisiones de la ocupación israelí. Entre ellos hay 200 presos con enfermedades crónicas, al menos 10 con cáncer activo y 85 con diversas discapacidades y enfermedades graves. 25 presos políticos palestinos con enfermedades especialmente graves están recluidos en la clínica de la prisión de Ramle, famosa entre los palestinos encarcelados por su mala atención.

La negligencia médica incluye la denegación de revisiones médicas periódicas, el retraso de tratamientos o pruebas, el suministro de analgésicos en lugar de un tratamiento adecuado, las malas condiciones sanitarias y el hacinamiento en las prisiones, la infestación de insectos y roedores en las prisiones, los traslados en la «bosta» en lugar de en ambulancias o vehículos médicos, la falta de apoyos o equipos médicos para los presos con discapacidades, y otras formas de maltrato. Las mujeres presas no tienen acceso a atención ginecológica especializada. Todo ello se practica como política habitual de la ocupación israelí, lo que equivale a otra forma de tortura física y psicológica continuada contra los presos y detenidos palestinos.

En virtud del Cuarto Convenio de Ginebra y de las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos, las autoridades penitenciarias de la ocupación israelí tienen la responsabilidad de proporcionar una atención sanitaria adecuada sin discriminación, así como de proporcionar locales adecuados y acceso a profesionales médicos cualificados. Sin embargo, el sistema penitenciario israelí, que forma parte de los mecanismos de la ocupación colonial que tiene como objetivo reprimir y quebrar la resistencia palestina, viola estas responsabilidades como algo natural.

El caso de Nasser Abu Hmaid y sus compañeros de prisión enfermos no es sólo un escándalo humanitario, sino un ejemplo de los intentos continuos de criminalizar y aislar a la resistencia palestina mediante todas las formas de represión y violencia. La «política de muerte lenta» o «muerte lenta» por negligencia médica es una práctica sistémica que ha sido identificada repetidamente por el movimiento de presos palestinos como un objetivo clave de la lucha.

Abu Hmaid participó activamente en la gran intifada palestina de 1987. Se unió a grupos de jóvenes que se enfrentaban a los soldados de ocupación y a los colonos. Detenido en 1990 por la ocupación israelí, fue condenado a cadena perpetua antes de ser liberado en 1994 tras la firma del Acuerdo de El Cairo. Siguió resistiendo al colonialismo israelí y, junto con sus hermanos, participó activamente en la resistencia armada y fue detenido con sus hermanos una vez más en 2002. Fue líder de las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa, la organización armada del movimiento Fateh, en la Cisjordania ocupada de Palestina.

 

Durante su estancia en las cárceles de ocupación, ha participado en repetidas ocasiones en huelgas de hambre colectivas y acciones de protesta en defensa de sus compañeros presos palestinos. Sus palabras de la huelga de hambre colectiva de 2017 siguen resonando: «Seguimos golpeando las puertas de las celdas, gritando con fuerza, cantando y desafiando al carcelero, su brutalidad y su criminalidad. Seguimos respirando libertad y orgullo. Caminamos hacia la muerte sonriendo, y nos sentamos en una manta negra, todo lo que nos dejaron, alrededor de un vaso de agua y una pizca de sal. Cantamos por la patria y por la próxima primavera de la victoria. No preguntéis por nuestros cuerpos, pues nos traicionaron y se desplomaron durante días. En cuanto a nuestras almas y nuestra voluntad, os aseguramos que están bien, firmes como la roca de Ebal y Galilea. Juramos continuar hasta la victoria o el martirio, el camino de la libertad y la independencia».

Nasser Abu Hmaid es uno de los 4.600 presos políticos palestinos que resisten en primera línea por la justicia y la liberación, luchando sin descanso con una voluntad inquebrantable hacia la libertad. Instamos a todos los partidarios de Palestina a que actúen para pedir la libertad de Abu Hmaid y de todos los presos palestinos, especialmente de los presos enfermos que siguen sufriendo una negligencia médica sistemática y una «muerte lenta».

Únete a la Red de Solidaridad con los Presos Palestinos de Samidoun y a los organizadores por la justicia y la liberación en Palestina de todo el mundo en la Semana Internacional de Acción por la Libertad de Ahmad Sa’adat y todos los presos palestinos, del 15 de enero al 22 de enero de 2022.

  1. Organiza actos, acciones y protestas para exigir la libertad de Ahmad Sa’adat, Nasser Abu Hmaid y todos los presos palestinos. Protesta en plazas públicas, campus y espacios comunitarios por los presos palestinos. Organiza una «Palestine Stand» o un acto de redacción de cartas para escribir a Sa’adat y a sus compañeros presos palestinos Envíanos un correo electrónico a samidoun@samidoun.net para informarnos de tus actos o acciones.
  2. Boicot a Israel, Ahmad Sa’adat dice: «Hago un llamamiento a todas las fuerzas del progreso, la libertad y la democracia para que se pongan al lado de la lucha de nuestro pueblo mediante todas las formas de boicot: político, económico, académico y cultural al Estado de ocupación y la creación de un coste económico real para sus industrias de colonización y asentamiento y la intensificación de las campañas mundiales de boicot a todas las empresas que apoyan e invierten en la ocupación militar y económicamente». No compres productos israelíes y haz campaña para poner fin a las inversiones en empresas que se benefician de la ocupación. Únete a las acciones directas para desafiar a los especuladores de la guerra y boicotear a empresas cómplices como Puma y HP.