Biden fuera de Palestina: No al imperialismo, al sionismo y a los regímenes reaccionarios árabes – ¡Sí a la resistencia, al retorno y a la liberación!

La Red de Solidaridad con los Presos Palestinos de Samidoun denuncia la visita del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a la Palestina ocupada. Esta visita y todo el viaje de Biden a la región pone de manifiesto la alianza de enemigos a la que se enfrenta el pueblo palestino: El sionismo, el imperialismo y sus subcontratistas, y los regímenes reaccionarios árabes, así como el Estado colonial israelí. El viaje de Biden a la Palestina ocupada subraya la alianza estratégica del imperialismo estadounidense con el proyecto sionista de colonos en Palestina, construido sobre las tierras palestinas robadas con el fin de seguir atacando a la resistencia palestina y a todas las fuerzas de resistencia de la región.

Al principio de su carrera política Biden afirmó: «Si no existiera un Israel, tendríamos que inventar uno para asegurarnos de que se preservan nuestros intereses», dejando muy claro cómo ve la colonización de la tierra y el pueblo de Palestina: una cuestión de intereses. Hoy, Biden viaja a la Palestina ocupada para ser agasajado como un «destacado sionista», es decir, como alguien que preserva la antigua relación entre el sionismo y el imperialismo.

Sin embargo, sabemos que los «intereses» de los que habla Biden aquí no son nuestros intereses: los intereses de los pueblos del mundo, que son los que luchan por librarse del yugo del imperialismo, los que trabajan para los aprovechados sin extraer nunca los beneficios. Al conmemorar el 50º aniversario del asesinato de Ghassan Kanafani recordamos sus importantes palabras: «El imperialismo ha puesto su cuerpo sobre el mundo, la cabeza en Asia Oriental, el corazón en Oriente Medio, sus arterias llegan a África y América Latina. Dondequiera que lo golpee, lo daña, y sirve a la Revolución Mundial… La causa palestina no es una causa sólo para los palestinos, sino una causa para todo revolucionario, dondequiera que esté, como causa de las masas explotadas y oprimidas de nuestra época.»

«LA OTAN: Una alianza belicista y agresiva

La visita de Biden ha sido promocionada como un intento de formar una «OTAN árabe» a través de la normalización con Israel, el proyecto sionista de colonos en la región. Tal proyecto amenaza obviamente los intereses no sólo del pueblo palestino sino de todos los pueblos de la región, un intento de formar una alianza belicista agresiva como su homónimo a expensas de las fuerzas de resistencia. Sin embargo, está claro -como lo fue en la Intifada de la Unidad y en la batalla de Seif al-Quds en 2021- que una supuesta «OTAN árabe» nunca proporcionará al colonialismo más que la ilusión de seguridad. En realidad, cualquier proyecto que se base en el despojo y la subyugación de los pueblos de la tierra con el fin de dividir la región y extraer recursos en beneficio de las potencias coloniales e imperialistas es fundamentalmente inseguro, especialmente cuando se enfrenta a una fuerte resistencia.

Y lo que es más importante, este tipo de alianza no sirve a los intereses del pueblo árabe, sino que busca subyugarlo bajo el dominio militar del sionismo y el imperialismo. Desde Palestina e Irak hasta Siria, Libia, Somalia y Yemen, la brutal realidad de lo que significa la «OTAN» para los pueblos de la región es terriblemente evidente, al igual que para los pueblos de todo el mundo. El impulso para ampliar la OTAN a Suecia y Finlandia, acompañado de la creciente represión de la lucha kurda por parte de Turquía, miembro de la OTAN, al mismo tiempo que ocupa el norte de Siria, subraya los objetivos expansionistas de la OTAN en un momento en que su dominio es cada vez más precario.

El viaje de Biden es un intento de aprovechar el llamado «acuerdo del siglo» que pretendía normalizar lo que nunca llegará a ser «normal» -la desposesión del pueblo palestino y la colonización de su tierra- con el fin de profundizar y facilitar la guerra contra Irán y todos los países y movimientos árabes que persiguen una política de resistencia o incluso simplemente de desarrollo independiente.

Responsabilidad de Estados Unidos por los crímenes israelíes

Todos los casos de confiscación de tierras, demolición de viviendas, encarcelamiento masivo, ejecución extrajudicial, asedio, invasión, bombardeo y negación del retorno llevados a cabo por el régimen israelí son financiados y apoyados por Estados Unidos. Desde los continuos bombardeos de Gaza y su devastador asedio y bloqueo, hasta el encarcelamiento de más de 4.700 presos políticos palestinos y el asesinato de la periodista palestina (y ciudadana estadounidense) Shireen Abu Aqleh.

Aunque Biden puede afirmar que defiende un «orden internacional basado en la ley», está claro que él y Estados Unidos conciben un mundo en el que ellos establecen las normas y los pueblos y naciones del mundo se ven obligados a seguirlas a punta de pistola, bajo amenazas de devastación militar y económica por cualquier desviación. La falsedad de cualquier pretensión de defender los derechos humanos o la democracia queda expuesta por la financiación y el apoyo continuos de Estados Unidos al encarcelamiento de miles de presos políticos palestinos, incluidos 600 encarcelados sin cargos ni juicio que siguen boicoteando los tribunales militares para acabar con la detención administrativa. Entre ellos hay cientos de niños, y el 90% de ellos han sido sometidos a tortura, por no hablar de los continuos abusos y negligencias médicas. A pesar de estas condiciones, los presos palestinos no sólo siguen sobreviviendo y manteniéndose firmes, sino que lideran el movimiento de resistencia y se sitúan cada día en la primera línea de la confrontación.

De Estados Unidos a Palestina, ¡el colonialismo es un crimen!

Hoy en día, incluso las encuestas en Estados Unidos muestran que un número creciente de personas rechazan el marco de «seguridad» a través del colonialismo de los colonos; que la gente quiere una vida mejor para ellos y para los pueblos del mundo, con educación, sanidad, infraestructuras y solidaridad mutua, en lugar de la explotación, la degradación del clima, el colonialismo y el imperialismo. Biden, junto con el Congreso, sigue proporcionando a la ocupación israelí más de 3.800 millones de dólares anuales en ayuda militar estadounidense, con un impulso adicional para el llamado sistema de cohetes «Cúpula de Hierro».

Las agencias policiales y las fuerzas de seguridad de Estados Unidos e Israel participan habitualmente en lo que llaman «cooperación en materia de seguridad» y que incluye desde una oficina de la policía de Nueva York en Tel Aviv, lo cual tiene su correlato en la violencia que la policía d neoyorkina ejerce en las calles de su ciudad, hasta el encarcelamiento de tres de los Cinco de la Fundación de Tierra Santa, y que son palestinos-estadounidenses y que se les impone una pena de hasta 65 años en cárceles estadounidenses por recaudar fondos para las viudas y los huérfanos palestinos. A ellos se suman  los presos políticos del Movimiento de Liberación Negra, que cumplen décadas en las cárceles norteamericanas. Estas conexiones son las que iniciativas como el Proyecto de Mapeo en Boston tratan de revelar, provocando severos intentos de reprimir estas campañas con amenazas de represión del FBI y censura del Congreso.

La resistencia no es terrorismo

Por supuesto, esto viene de la mano de la lista estadounidense de «Organizaciones Terroristas Extranjeras», modelo de listas similares en todo el mundo. Creada originalmente para imponer por la fuerza el llamado «proceso de paz» de Oslo al pueblo palestino, reducir su resistencia armada y popular, y criminalizarla tanto en Palestina, como en Líbano y otros países, esta lista está vinculada directamente con el uso de sanciones coercitivas y designaciones de «estados patrocinadores del terrorismo» para imponer el terror imperial a los pueblos de la región.

Sin embargo, quizá esté más claro que nunca que la voz legítima del pueblo palestino se encuentra en la resistencia palestina, que quienes liberaron el sur del Líbano de 20 años de ocupación son los protectores de la dignidad, y que el pueblo árabe y los pueblos de la región en su conjunto no han sido derrotados a través de repetidas invasiones, guerras por delegación y campañas de desestabilización. El campo de la resistencia se extiende desde la región a todo el mundo, a Cuba, Venezuela, Bolivia, Chile, Colombia… y a todos los lugares del mundo donde los pueblos y  naciones luchan y resisten.

Como Biden viene a la región un año después de la Intifada de la Unidad/Seif al-Quds, su visita también marca el aniversario de la derrota del pueblo libanés y de la resistencia contra el asalto israelí de 2006, defendiendo la soberanía, defendiendo la autodeterminación y la fuerza colectiva. Ese aniversario señala un camino alternativo de victoria y liberación para el pueblo árabe y la región en su conjunto, en lugar de la «alianza» militar de sumisión a la dominación colonial que Biden pretende comercializar.

De la «coordinación de seguridad» a la normalización y a la alianza militar: La Autoridad Palestina y los regímenes reaccionarios árabes

La visita de Biden también deja claro una vez más el papel de la Autoridad Palestina: no representar al pueblo palestino y defender sus derechos, sino servir como subcontratista de seguridad para la ocupación israelí, con la formación y la financiación de estas fuerzas de seguridad proporcionadas por Estados Unidos. Desde el encarcelamiento de Ahmad Sa’adat bajo guardias estadounidenses, británicos, canadienses y turcos en una prisión de la AP hasta la tortura y el encarcelamiento de detenidos políticos en una «puerta giratoria» con prisiones sionistas, la «coordinación de seguridad» de la AP con la ocupación israelí no sirve a los intereses del pueblo palestino, sino que es una puñalada en la espalda para todos aquellos luchadores que sí protegen la tierra y el pueblo de Palestina y que, de hecho, sirven como símbolo de justicia para los pueblos del mundo.

De Egipto a Jordania, de Arabia Saudí a Qatar y a los Emiratos Árabes Unidos, las visitas de Biden están planeadas para intensificar la normalización con el régimen israelí, promover el belicismo, avanzar en la represión del pueblo árabe que defiende sus derechos, sus recursos y su futuro, y seguir desarrollando su industria armamentística ampliando el comercio de armas. Estos Estados han apoyado a las fuerzas más reaccionarias en las guerras por delegación en Siria, Libia y otros lugares de la región, al tiempo que han participado directamente en el bombardeo y asedio de Yemen. Estados Unidos deja claro con las visitas de Biden que todas estas aventuras son, de hecho, sus proyectos, patrocinados con dólares y armamento estadounidense a expensas de los pueblos de la región y de la significativa soberanía y autodeterminación árabe. Cualquier alianza militar con Estados Unidos e Israel -especialmente contra Irán, al que se apunta por su insistencia en la soberanía y su apoyo a la resistencia en Líbano y Palestina- es un vínculo de subyugación de los pueblos para el enriquecimiento de la oligarquía gobernante.

A pesar de los fondos y el armamento que se vierten para mantener la dominación imperialista y el colonialismo sionista de colonos en la Palestina ocupada y en toda la región, está claro que el poder de estos regímenes está lejos de ser absoluto. Desde la autoliberación de seis prisioneros de Gilboa a través del Túnel de la Libertad hasta la unidad, resistencia y resiliencia en la Intifada de la Unidad/Batalla de Seif al-Quds, las fuerzas de resistencia palestinas demuestran cada día que están en primera línea de defensa no sólo del pueblo palestino sino de la propia humanidad, de todos los que buscan un mundo de verdadera paz con justicia, y siguen demostrando que es posible derrotar al imperialismo y a sus agentes fuertemente armados.

Exigir el fin de la ayuda de Estados Unidos a Israel y tomar medidas para que dicha ayuda deje de ser políticamente viable; eliminar las llamadas «listas de terroristas» que pretenden criminalizar la resistencia y solidaridad entre los pueblos; trabajar para liberar a todos los presos palestinos; luchar para poner fin a los regímenes de sanciones, las invasiones militares y las guerras por delegación que tanto han devastado la región e intensificar todas nuestras campañas para boicotear y aislar al régimen israelí y a las empresas que se benefician de la ocupación y la colonización de Palestina.

Invitamos a todos los palestinos, árabes y simpatizantes de Palestina a unirse a nosotros el 29 de octubre en Bruselas para marchar por el retorno y la liberación de Palestina, y contra la OTAN y el imperialismo. Esta marcha exigirá la expulsión del régimen israelí de las Naciones Unidas: ¡el colonialismo y la ocupación nunca serán legítimos!

Del río al mar, ¡Palestina será libre!